8 de julio de 2010

Equipos virtuales: consiguiendo lo imposible

Hace unos días impartí un taller sobre el liderazgo a distancia, que he recordado hoy al contemplar este magnífico vídeo sobre un coro virtual dirigido por Eric Whitacre que alguien ha difundido en la Red y que yo os animo a ver y sobre todo a escuchar:





Personalmente me parece un vídeo muy emotivo e inspirador, no solo por su belleza y calidad, que es innegable, sino porque además es una excelente metáfora de lo que puede llegar a ser el verdadero liderazgo virtual y el trabajo en equipo en este mundo sin fronteras físicas en el que nos movemos.

Sin embargo, creo que no es difícil imaginar que un resultado tan afinado solo se consigue conjuntando dos ingredientes esenciales: ilusión y esfuerzo. Y ahí es donde interviene el líder, esa es la tarea del director, ya sea de una orquesta o de un equipo virtual: encauzar el trabajo individual, equilibrarlo, compensar y distribuir las capacidades, generar ilusión, motivar y recompensar individualmente lo que ha sido el resultado del esfuerzo de todos.

Me diréis que trabajando para la música o el arte en general quizás sea más fácil manejar los egos. Que persiguiendo fines bellos y altruistas nos volvemos más generosos y sacamos sin esfuerzo lo mejor de nosotros. Que la prosaica realidad de la mayoría de nuestras organizaciones difícilmente motiva por si misma y está muy lejos de funcionar tan coordinada como este coro. Y es cierto, eso lo veo yo también a diario. Sin embargo, más allá de lo que nos facilite la tecnología, ejemplos como este nos demuestran que también en el trabajo en equipo lo excepcional es posible y que además el resultado final es -una vez más- mejor que la suma de sus partes.

6 comentarios:

Roger dijo...

Hi!

I can not (yet) comment in Spanish, but I enjoyed your video.

Saludos de Sydney.

Josep Julián dijo...

Hola Astrid;
Aunque en esta ocasión el video no se ha cargado ya lo conocía. Es verdad que encierra eso que tu dices, pero creo a su vez que lo que hace posible esta maravilla es que todos comparten el mismo objetivo, que no hay agendas ocultas, que todos son capaces de verse como parte de un todo y esa es precisamente la primera característica de un equipo de alto rendimiento. El liderazgo, en este punto, consiste ni más ni menos en hacer que todo eso sea posible.
Un abrazo.

Astrid dijo...

Hi Roger!

So far away landed my post? Amazing!

Greetings from Europe y hasta la vista!

Astrid dijo...

Hola Josep!

Vaya, a mi el video se me carga bien, pero quizás hay alguna limitación territorial en la difusión ... Pero si ya lo conocías, no importa. Me ha hecho gracia lo que dices de las agendas ocultas, porque precisamente ayer tuve una conversación con un directivo que giró sobre ese punto. Su reflexión era que en su empresa, a más nivel jerárquico, más secretismo, "diplomacia" (vulgo, tejemanejes) e intrigas palaciegas.Y luego se gastan millones en comunicación interna...

Calurosos saludos!

JLMON dijo...

Hola Astrid
¿Qué tal el verano¿
Seguro que estupendo!!!
Como siempre sugerente....

Astrid Moix dijo...

Hola José Luis,

veo que ya estás de vuelta. Mi verano fue (y lo digo en pasado, xq esta semana estoy en Berlin con 13 grados y lluvia non-stop) tranquilo y descansé un montón. Pero seguro que tu también has aprovechado las vacaciones a tope y vienes cargado de energía. Voy a mirar qué nos dices en tu blog, que veo que se ha reactivado.

Un abrazo,