11 de abril de 2013

El factor cultural en las decisiones empresariales





Tomar decisiones es un proceso cotidiano y universal. Cualquier acción humana que vaya más allá del ámbito de la intuición y el instinto, lleva inherente un ejercicio de valoración y descarte de alternativas que desemboca en una decisión. A nivel particular, los seres humanos estamos continuamente confrontados con situaciones en las que tenemos que elegir entre dos o más opciones y aunque los motivos que las justifican son siempre subjetivos, solemos seleccionar la alternativa que en ese momento más valor nos aporte y que más posibilidades de éxito tenga. En ese sentido, incluso una decisión realmente simple como puede ser la de leer esta entrada en mi blog, habrá sido tomada seguramente en función del posible interés o curiosidad del lector sobre su contenido y del tiempo disponible para ello.
 
Sin embargo, en las organizaciones la toma de decisiones es un proceso más complicado para el que se deben considerar otras variables además del valor o éxito más o menos inmediato de la decisión en cuestión, entre otras cosas porque muchas veces el resultado de las mismas se demora en el tiempo y depende de factores externos sobre los que no tenemos control. Las organizaciones empresariales son entidades complejas y dinámicas en las que los objetivos a alcanzar pueden no estar claramente definidos y el control de la información disponible no siempre está en manos de la persona que sobre ella ha de decidir. 

A pesar de eso, desde un punto de vista internacional, conviene tener presente la influencia que los factores culturales tienen en el proceso mental de toma de decisiones y sus efectos en la dinámica organizativa de las empresas. En ese sentido, destacaría un elemento que tiene que ver con el grado en que una determinada cultura promueve la propia experiencia como estrategia de resolución de problemas, por la importancia que tiene en el tiempo de maduración de una decisión.

Hay áreas geográficas (países anglosajones, escandinavos y germánicos, principalmente) en donde se incentivan los logros individuales frente a los del propio grupo social y la independencia y la confianza en uno mismo se consideran atributos que deben ser promovidos y apoyados desde la infancia. En esos entornos, las personas aprenden a tomar decisiones de importancia progresiva desde una edad muy temprana y asumen las consecuencias de sus actos como parte del proceso de madurez y crecimiento personal. Al llegar a la edad adulta se tiene ya la experiencia suficiente como para exponerse sin miedo a decisiones más complejas, y eso se ve reflejado también en la vida de las organizaciones, porque el proceso de toma de decisiones empresariales es más rápido y también  más agresivo en la asunción de riesgos. 

En el resto del mundo, por el contrario, las personas están más vinculadas a estructuras grupales de las que dependen fuertemente (familia, territorio, amigos o clase social, según las zonas) y el sistema de valores promueve una mayor obediencia y adecuación a las normas de la propia comunidad o grupo de pertenencia. Cuando la situación demanda una decisión, la persona tiene un modelo a seguir en su entorno más próximo -que suele ser la familia - que aconseja o que incluso toma la decisión por ella. De esta forma, en el momento en que uno se enfrenta al mundo laboral, la exposición al riesgo que supone tomar decisiones ha sido menor y se es mucho más lento y cauteloso a la hora de decidir. 

Ese es uno de los motivos –que no el único- por los que percibimos ritmos distintos de avance en los procesos negociadores entre empresas de uno u otro entorno, o cuando se trata de llevar adelante un proyecto conjunto de cierta complejidad.




8 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

La gran complejidad cultural que nos separa y que a la vez nos une.
Nosotros hemos participado en numerosos proyectos europeos y la verdad es que lo que dices se nota mucho. Ha llegado a suceder que para cuando empezabamos a entendernos, el programa se acababa.
Supongo que trasladado al mundo empresarial las cosas serán bastante parecidas.
Un abrazo.

Jose Luis Montero dijo...

Hola Astrid
Totalmente de acuerdo y el papel de los facilitadores externos es crucial en ese momento.
En cada sitio tienen su librillo, los alemanes tardan lo suyo en decidirse pero una vez que lo hacen, ya puede tronar... Los americanos tardan dos minutos y luego van ajustando sobre la marcha. Los del Golfo primero te estudian, te ponen a prueba, te vuelven a estudiar y luego quizás te vuelvan a poner a prueba. Los japoneses, bueno, estos es otra historia...
Cuidate

Fernando Lopez Fernandez dijo...

Totalmente de acuerdo Astrid. Cada cultura se comporta de forma muy diferente pero coincido en el planteamiento que haces de los paises sajones o nórdicos y el resto. Por otro lado, pienso que las religiones han influido mucho en ello, más de lo que se piensa, pero esto daría para otro debate.

Un abrazo

Astrid Moix dijo...

Hola Javi,

Pues no solo en el mundo empresarial, también en el entorno más personal de la vida familiar ... Te lo digo por experiencia ;)

Buen fin de semana!

Astrid Moix dijo...

Muy bueno José Luis! Lo has resumido muy clarito. Y la cosa se complica si los mezclamos a todos ...

Un abrazo,

Astrid Moix dijo...

La influencia de las religiones en uno de los pilares sobre los que se construye la cultura invisible de un pueblo y sigue estando muy presente, incluso en sociedades oficialmente laicas.Tú, que has viajado tanto y con los ojos bien abiertos, seguro que lo sabes muy bien. Es otro de los factores que marcan el concepto de (auto)responsabilidad. Y sí, da para otro debate que tengo pendiente.

Abrazos,

Anónimo dijo...

Buenos días,

En nuestro caso, somos filial de una empresa japonesa y coincido con el otro comentarista de que son otra historia ... ¡Qué dificil resulta a veces trabajar con ellos!

Saludos y enhorabuena por el blog, muy interesante.

Pedro Navarro

Astrid Moix dijo...

Hola Pedro,

Te pongo el link de una entrada sobre Japón que escribí a raíz del accidente nuclear. Quizás despierte tu curiosidad y te ayude a entender mejor la cultura empresarial japonesa.

http://www.astridmoix.com/2011/03/japon-y-nosotros.html

Saludos y gracias por pasar y comentar.