19 de diciembre de 2012

El secreto de la felicidad




Cuentan que un día, un grupo de alumnos de un viejo Maestro Zen se le acercaron y le preguntaron lo siguiente:

-Señor, ¿qué haces para estar contento y parecer siempre tan feliz? ¿Cómo lo logras? Nosotros también deseamos disfrutar de la felicidad como tú.

El viejo sonrió, y tras contemplarlos un momento en silencio, respondió:

-Cuando duermo, duermo. Cuando me levanto, me levanto. Cuando camino, camino. Y cuando estoy comiendo, estoy comiendo.

A lo que los alumnos, mirándose desconcertados, añadieron:

-Por favor, Maestro, no te burles. Eso que dices también lo hacemos nosotros.  Dormir, levantarse, comer, caminar… Todos nosotros hacemos lo mismo que tú. Y sin embargo, no somos felices. ¿Cuál es entonces tu secreto?

De nuevo obtuvieron la misma respuesta del Maestro:

- Cuando duermo, duermo. Cuando me levanto, me levanto. Cuando camino, camino. Y cuando estoy comiendo, estoy comiendo.

Pero esta vez, al ver la inquietud y tristeza de sus alumnos, el viejo Maestro añadió algo más:

-Sí, puede ser que vosotros también durmáis, os levantéis, comáis o caminéis. Pero seguramente mientras dormís pensáis también en despertaros; apenas os habéis levantado ya estáis pensando a dónde ir, y a la vez que camináis os estáis preguntando también qué comeréis después. Vuestros pensamientos están siempre en otro lugar y no allí en donde estáis en cada momento. Y la vida pasa precisamente en ese momento breve entre el pasado y lo que está por venir. Concentraos en él y disfrutadlo. Porque de esta forma podréis apreciar el sentido de cada instante y se os ofrecerá la oportunidad de ser, de verdad, felices.

¡FELICES FIESTAS!


4 comentarios:

Fernando Lopez Fernandez dijo...

Genial Astrid.

Magnífica enseñanza la que nos dejas para finalizar el año. Ten una estupenda navidad.

Un fuerte abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Vamos, que hay que desacelerar :)
Un abrazo y feliz Navidad.

Astrid Moix dijo...

@Fernando : lo mismo para ti. A disfrutar del momento, todos los días del año.

Nos seguimos viendo :)

@Javier: de eso se trata, sí señor. Aunque no siempre sea posible. Pero cuando lo es, hay que saberlo hacer. Aunque creo que eso tu ya lo tienes claro, no?

Abrazos,

Jose Luis Montero dijo...

ASTRID
Mis mejores deseos para estos días y para que el próximo año sea jubiloso y esperanzador.
Besos