17 de marzo de 2010

Redes sociales y formación: más allá del e-learning



Desde que las redes sociales se instalaron en nuestras vidas ha habido un debate permanente en las empresas sobre su uso y posibles beneficios. La reacción desde las posiciones directivas ha sido cambiante: primero la sorpresa y el desconocimiento (¿qué es esto? ¿una versión sofisticada del chat y el correo electrónico?), después un cierto desdén autosuficiente (bueno, es un pasatiempo para jóvenes), seguido de un claro recelo (sólo sirve para distraer y reducir la productividad de nuestros empleados).Pero en los últimos tiempos un entusiasmo progresivo se ha ido instalando en las empresas, al irse descubriendo las claras ventajas que las redes sociales representan en cuanto a coste y difusión para posicionar imagen, marcas o productos en el mercado.

A esta relación de amor y odio tampoco han sido ajenos los departamentos de Recursos Humanos. Al fin y al cabo las redes sociales son estructuras que, apoyándose en plataformas tecnológicas, facilitan el contacto entre personas. El componente social no es un mero adjetivo, sino que ha sido y es el elemento decisivo en su éxito y desarrollo. Por lo tanto, si el factor humano es relevante en las redes, es lógico que se les preste atención desde aquellas áreas de la empresa que más se centran en las personas.

Y en ese sentido, los departamentos de RRHH están ya haciendo un uso masivo y en algunos casos, casi exclusivo de las redes sociales en los procesos de selección. La tramitación de los mismos puede ser así mucho más rápida, se llega a más candidatos y además se puede contrastar sus perfiles en las diferentes redes personales y profesionales, seguir su rastro en Google (un tema debatido en muchos países, pero muy utilizado), internacionalizar las ofertas, etc.

También se ha descubierto desde RRHH el potencial de las redes para medir, seguir y aumentar el compromiso; si en las redes se puede destruir la reputación de una empresa en cuestión de horas, difundiendo sus malas prácticas, también puede dársele a eso la vuelta y utilizarlas para comunicar mensajes positivos y conocer su aceptación y valoración entre los empleados. Los blogs internos, las wikis o los canales en Twitter facilitan conversaciones, así que desde RRHH pueden proponerse temas para debatir que afecten a la empresa. Con ello se aumenta la participación en las políticas empresariales y se democratiza su proceso de creación. Eso puede quizás asustar a algunos, pero está claramente demostrado que si participamos en la elaboración de una idea, de alguna manera nos corresponsabilizamos del resultado de su puesta en práctica y vamos a comprometernos más en su éxito.

Un tercer aspecto sobre el que creo que las redes sociales son muy útiles para los departamentos de RRHH, es en todo lo que afecta al área de Formación. Creo que ahí todavía hay mucho campo por descubrir, porque no me estoy refiriendo solo a la utilización del blended learning, podcasts, vídeos o las clases virtuales, como métodos para aprovechar la tecnología como plataforma de aprendizaje. También en la formación presencial pueden las redes ser una herramienta muy interesante. A título de ejemplo, citaré algunas posibles utilizaciones:

-Para determinar intereses y necesidades de formación, a través de los grupos o debates abiertos en Linkedin o Xing en que participen empleados de nuestra empresa. Es una fuente de información excelente para ver qué temas son los que preocupan.

-Para compartir con otros empleados y opinar sobre formación recibida a título individual, maximizando su beneficio, a través de blogs internos.

-Para difundir lecturas, conferencias, o foros interesantes entre el colectivo de empleados. No olvidemos que la formación no solo se adquiere en seminarios o talleres. Hay otras maneras de formarse que también pueden ser potenciadas desde RRHH.

-Las redes facilitan la conversación; de hecho SON conversación, aunque no solo eso, porque permiten compartir conocimiento y generar con ello aprendizaje en un proceso de retroalimentación permanente. En ese sentido, las redes son también formación en si mismas.

El potencial de las redes sociales para los departamentos de Recursos Humanos es inmenso y hay muchas aplicaciones prácticas por descubrir. Pero su utilidad en la definición y desarrollo de contenidos formativos es ya una realidad. Aprovechémosla.

7 comentarios:

JLMON dijo...

Hola Astrid
Efectivamente, el campo de las redes sociales en la empresa en muy prometedor. Nosotros ahora empezamos un proyecto con una multinacional para implantar su red social interna.
Cuidate

Manuel Granada dijo...

Una pregunta ¿es posible optimizar la gestión de una red de ventas -dispersa geográficamente- a través de las redes sociales?. cómo? de qué manera? me puedes ponder un par de ejemplos, por favor?

Astrid dijo...

Hola José Luis,
Pues sí, parece que además hay allí un nicho de mercado en consultoria. Suerte con el proyecto y ya contarás como va saliendo.
Un saludo,

Astrid dijo...

Hola Manuel,
Bueno, ya sabes que la gestión de ventas es un campo que desconozco. Pero las redes sociales son un instrumento para mejorar la comunicación en cualquier área en que el contacto humano sea importante y además no sea físicamente posible. En tu caso se me ocurre que a través de una wiki o un blog interno, puedes proponer a tu equipo temas a debatir o simplemente comentar, puedes pasarles documentos para los que se necesiten aportaciones de todos y puedes aumentar el sentido de pertenencia a un equipo por parte de los distintos vendedores.
Pero para que la red te sea efectiva, necesita de alguien que la administre, proponga los temas, vea las reacciones, genere debate y fomente la participación, sobre todo al principio.

Un saludo

Josep Julián dijo...

Hola Astrid:
La verdad es que por sus características las redes sociales son útiles en multitud de contextos dentro de las empresas.
Parece que por el momento algunas áreas funcionales como Marketing o DirCom están haciendo uso de ellas, pero como dice un admirado colega, hasta que su implantación no la lidere RR.HH. no hay nada que hacer y para eso todavía falta un poco.
Un abrazo.

Astrid dijo...

Sí Josep, estoy contigo en que la implantación debería ser impulsada desde RRHH. Al fin y al cabo se trata de redes "sociales", es decir que se refieren a relaciones humanas, con lo que entran de lleno en el campo de la dirección y organización de personas. Y para temas de formación son una fuente de información (valga la redundancia) enorme. Pero yo soy optimista...

Kentzal dijo...

Está claro que las redes sociales son el futuro de las empresas, nos guste o no...En mi caso, estoy pensando en hacer un Máster en Redes Sociales en Deusto. Nunca viene mal conocer un poco más este nuevo mundo...si os interesa esta es la página: http://www.masterenredessociales.deusto.es/